Noticias

Publicado el diciembre 16th, 2019 | por Webmaster

0

Esperanto, patrimonio cultural y comunicación

Compartir

Un millón de personas que entienden la lengua internacional esperanto y cien mil que la usan activamente en la vida diaria a nivel mundial, pueden informarse de importantes temas relativos al patrimonio cultural –incluyendo el patrimonio mundial-, gracias a la Biblioteca Digital de la UNESCO.

En esta biblioteca destaca la revista Kuriero de la Unesko (Correo de la Unesco) (https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000366654_epo), que circula en esperanto desde el año 2017 gracias a la colaboración de la Universala Esperanto Asocio (Asociación Universal de Esperanto), entidad que tiene un estatus de asociación consultiva con UNESCO. También es posible obtener datos sobre el patrimonio mundial en este idioma a través de “Wikiwand” (https://www.wikiwand.com/eo/Unesko).

De acuerdo a Carlos Miranda -Delegado de la Universala Esperanto Asocio en nuestro país- “El idioma esperanto tiene valor propedeútico porque gracias a que sus raíces derivan del latín, es posible aprender otros idiomas con mayor facilidad permitiendo que los pueblos se comuniquen de una manera más fácil y fraterna”. Además, el esperanto es más fácil que aprender francés, inglés, ruso, alemán, árabe, chino hablado e incluso japonés.

El creador de este idioma, Lázaro Luis Zamenhof, nació el 15 de diciembre de 1859 en Byalistok (Polonia), y según los entendidos el esperanto es una de las contribuciones más importantes que nos dejó para la humanidad.

Su educación tuvo lugar en la escuela de Byalistok (1869 – 1973), en el Instituto Alemán de Varsovia (diciembre de 1873 a julio de 1879) y en las facultades de medicina de Moscú y Varsovia, donde se graduó de médico oftalmólogo hacia 1885; profesión que ejerció hasta su fallecimiento.

Desde pequeño demostró su excepcional inteligencia para el aprendizaje de idiomas, pues hablaba ruso, polaco, alemán, y judeo-alemán; leía latín, hebreo y francés, y tenía un conocimiento elemental del griego, inglés e italiano, entre otros.

Influyó en su inclinación por los idiomas la diversa composición de los habitantes de Byalistok -judíos, polacos, rusos, alemanes, bielorrusos-, que se reflejaba en la diversidad de lenguas, religiones y costumbres; pero también en los prejuicios y divisiones entre la gente. Esto le llevó a concebir la necesidad de una lengua común que pudiera diluir estas diferencias y alentar la hermandad entre los hombres. Para ello, la lengua debería ser neutral y sin pertenencia a nación alguna.

Cuando Zamenhof estudiaba en el Instituto Alemán de Varsovia concluyó su Lingwe Uniwersala hacia 1878, la cual comprendía una gramática, un diccionario, traducciones y versos originales. Luego realizó otra propuesta entre 1881 y 1882 cuando era estudiante universitario, la cual fue perfeccionada entre 1882-1885 y dio lugar a la creación del Esperanto, cuando él se recibió de médico.

Debido a la falta de apoyo para editar su trabajo, recurrió a los escasos recursos familiares para publicar su obra el 26 de julio de 1887, la cual consistió de  cuatro folletos -en ruso, polaco, francés y alemán- firmados con el seudónimo de “Dr. Esperanto” (Dr. Esperanza), que fueron remitidos a varias publicaciones e instituciones europeas, para poner al nuevo idioma en consideración de los académicos.

Poco después, Zamenhof publicó varios libros entre 1888-1889 y, a fines de 1889, este esfuerzo editorial lo dejó en la ruina, por lo que la divulgación del esperanto fue apoyada económicamente por sus primeros discípulos.   

El esperanto evolucionó porque hacia 1905 Zamenhof recopiló en el Fundamento de Esperanto sus obras Plena Gramatiko (Gramática Completa), Ekzercaro (Ejercicios) y Universala Vortaro (Diccionario Universal), para proteger al idioma de cualquier modificación; asimismo, él trabajó arduamente en la traducción de obras de la literatura universal al esperanto, especialmente  de 1907 a 1909.

La principal organización de los esperantistas es la Universala Esperanto Asocio (www.uea.org), que agrupa asociaciones de unos 119 países, y en la ciudad de Lima tiene su sede la Perua Esperanto-Asocio (Asociación Peruana de Esperanto).

Actualmente, este idioma es regulado por la Akademio de Esperanto, y fue reconocido como lengua internacional alternativa por la Unión Postal Internacional (1912), y por la UNESCO (Resoluciones de Montevideo 1954, Sofía 1986 y París 1993). Además, tuvo un reconocimiento como lengua literaria por el Pen Club Internacional (1993) y por la Fundación Premio Nobel (1999).

Hablar Esperanto permite tener gratas experiencias, como las vividas por Carlos Miranda en los Congresos Universales de Esperanto de Brasil (Fortaleza, 2002), Argentina (Buenos Aires, 2014) y Portugal (Lisboa, 2018). “Ello me permitió experimentar in situ que el esperanto realmente es un medio eficaz para la comunicación, porque durante un congreso todos los participantes provenientes de los cinco continentes se comunicaban de manera fluida y natural, sin necesidad de intérpretes, lo cual me permitió hacer amistades con esperantistas de diversos países, cultura e idiomas, incluso hasta me ofrecieron hospedaje gratuito” refiere Miranda.

Finalmente, de los más de cien esperantistas que había en el Perú hacia 1978, en la actualidad veinticinco de ellos están en contacto mediante el whatsapp o la página de facebook “Esperanto Perú”. Estos esperantistas residen en Arequipa, Puno, Tacna, Trujillo, Cajamarca, Lima y Cusco.

Autor del texto: César Gálvez Mora
Academia Nacional de la Historia
arkeologisto@yahoo.com


Acerca del autor



Los comentarios han sido cerrados.

Regresar arriba ↑
  • Plataforma
  • Plataforma
  • HazloSimple"
  • VisitaVirtual
  • Patrimonio Cultural
  • consulta
  • Trabajo Remoto
  • Convocatorias CAS 2020
  • Racismo
  • HazloSimple"